Contribución a las metas ambientales del Perú

Descripción breve del programa

Denominación: Contribución a las Metas Ambientales del Perú (ProAmbiente)
Comitente: Ministerio Federal de Cooperación Económica y Desarrollo (BMZ) de Alemania
País: Perú
Entidad responsable a nivel político: Agencia Peruana de Cooperación Internacional (APCI)
Duración total: 2014 a 2017

Perú. Mejora de la gestión y el financiamiento del sistema de áreas naturales protegidas © GIZ / Fabian Schmidt-Pramov

Situación de partida
Desde hace más de diez años, el Perú atraviesa por un importante crecimiento económico. Sin embargo, este no beneficia en igual medida a todos los grupos de la población, ni a todas las regiones. Al mismo tiempo, aumentan los problemas ambientales en el país. Las formas de producción no sostenibles, que agotan los recursos naturales, conducen a la degradación de los ecosistemas en muchas zonas del Perú. Los bosques son los más afectados por la sobreexplotación. El cambio climático agudiza las consecuencias.

Por este motivo, el Perú se ha fijado ambiciosos objetivos para la protección y el uso sostenible de los recursos naturales. Con el fin de alcanzar estas metas, es necesario fortalecer las condiciones marco políticas, institucionales y normativas, así como las capacidades de implementación, principalmente.

Objetivo
El Perú alcanza metas seleccionadas relacionadas con el uso sostenible y la conservación de los ecosistemas, para la protección de la biodiversidad y la mitigación y adaptación al cambio climático.

Perú. Disminución de los conflictos ambientales y sociales gracias a una mejor gestión ambiental © GIZ / Holger Treidel

Procedimiento
El programa fortalece las capacidades de conducción e implementación de los sistemas nacionales de gestión ambiental y forestal, y apoya una cooperación más eficaz entre las instituciones nacionales y subnacionales, tanto estatales como no estatales. Para ello brinda asesoría al Ministerio del Ambiente y sus entidades adscritas en los temas de certificación ambiental (SENACE), fiscalización ambiental (OEFA) y gestión de áreas protegidas (SERNANP), así como al Ministerio de Agricultura y Riego y su autoridad forestal adscrita (SERFOR). Además, el programa trabaja con el Ministerio de Economía y Finanzas, el Consejo Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación Tecnológica (CONCYTEC) y el Ministerio de la Producción. Las medidas se implementan, principalmente, en las regiones de Ucayali, Amazonas y San Martín.

Algunas de las medidas del programa se ejecutan con el apoyo de la empresa consultora GITEC. Para mejorar la gestión ambiental, el programa trabaja estrechamente con la Asociación Alemana de Evaluación de Impacto Ambiental, una plataforma de gestión de conocimientos. Con la Secretaría de Estado para Asuntos Económicos de la Cooperación Suiza (SECO) tiene un cofinanciamiento para el tema de biocomercio. Para fortalecer el manejo sostenible del bosque, tiene un cofinanciamiento con la Iniciativa de Comercio Sostenible (IDH) de Holanda, y trabaja con Import Promotion Desk (IPD) de Alemania.

Resultados
Las condiciones para una gestión ambiental eficiente han mejorado. Para ello, el programa ha acompañado al Ministerio del Ambiente en la elaboración de instrumentos nacionales de planificación, como por ejemplo la AgendAmbiente 2015/16, la Estrategia Nacional ante el Cambio Climático y la Estrategia Nacional sobre Bosques y Cambio Climático. La OCDE llevó a cabo la primera evaluación de desempeño ambiental del Perú a mediados de 2016, la cual incluyó un conjunto de recomendaciones para continuar con la mejora de la gestión ambiental. El programa acompañó el desarrollo de la evaluación.

Desde enero de 2015, el nuevo Servicio Nacional de Certificación Ambiental para las Inversiones Sostenibles (SENACE) está a cargo de evaluar los estudios de impacto ambiental de mayor envergadura. Los actores del sistema de gestión ambiental han aclarado sus competencias, han simplificado y estandarizado los procedimientos de certificación y fiscalización ambiental, y han establecido pautas para la participación de la sociedad civil.

La nueva autoridad forestal (SERFOR) ofrece las condiciones institucionales para una gestión más eficiente de los bosques y, con ello, un uso sostenible de los ecosistemas. La nueva ley forestal entró en vigor, luego de la aprobación de sus reglamentos, cuya elaboración incluyó un proceso de consulta previa a los pueblos indígenas.

En tres regiones, la inversión pública para la conservación de la biodiversidad ha aumentado en 20 por ciento, lo que ha sido posible gracias a los lineamientos respectivos para la movilización de fondos. Con la acreditación ante el Fondo Verde para el Clima (GFC) de las Naciones Unidas, el Perú cuenta con acceso a fondos internacionales adicionales. Agrobanco ofrece nuevas líneas de crédito para plantaciones forestales y sistemas agroforestales, que constituyen un incentivo para los inversionistas privados. Además, para ideas de negocios que promuevan un uso sostenible de la biodiversidad, los empresarios pueden acceder a distintos fondos de fomento.
Los programas de investigación, las redes y los clústeres de investigación e innovación aseguran la innovación en el uso sostenible de la diversidad biológica, sobre todo en madera, cacao nativo, sacha inchi y plantas medicinales.

Para una mejor protección de la diversidad biológica, se creó la reserva de biósfera Gran Pajatén, que fue reconocida por la UNESCO en 2015. La autoridad de áreas naturales protegidas (SERNANP) trabaja en cubrir progresivamente las brechas de financiamiento. En este sentido, desde 2014 el Sistema Nacional de Áreas Naturales Protegidas por el Estado (SINANPE) ha incrementado su autofinanciamiento en casi un tercio.

Mejores condiciones para medidas de protección de los bosques  © GIZ / Fabian Schmidt-Pramov


Persona de contacto

Holger Treidel
holger.treidel@giz.de