Cooperación Triangular México-Colombia-Alemania: Monitoreo del cambio de uso del suelo e impacto del cambio climático en la biodiversidad

Descripción breve del proyecto

Denominación: Fondo regional para el fomento de la Cooperación Triangular en América Latina y el Caribe – medida individual: Monitoreo del cambio de uso del suelo e impacto del cambio climático en la biodiversidad
Comitente: Ministerio Federal de Cooperación Económica y Desarrollo (BMZ) de Alemania
País: Colombia (país receptor), México (país socio)
Duración total: 2013 a 2015

Situación de partida
La tala de los bosques naturales lleva a la pérdida de la biodiversidad en todo el mundo; cada vez más plantas y animales se encuentran en peligro de extinción. Esto tiene consecuencias especialmente graves para los llamados países megadiversos, como México o Colombia, que albergan una gran proporción de la biodiversidad mundial.

La Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (CONABIO) de México cuenta desde 1998 con un departamento que investiga las intervenciones en los ecosistemas. Desde un inicio, recibió el apoyo de expertos de la Cooperación Alemana al Desarrollo. Originalmente, el departamento fue creado para detectar incendios forestales, pero hoy en día controla también arrecifes de coral, manglares, la vida de los animales y las intervenciones que afectan la flora. Para ello se utilizan imágenes satelitales de alta resolución, así como cámaras y micrófonos a nivel del suelo. Desde hace poco, se cuenta también con un sistema computarizado eficiente para el reconocimiento de la deforestación y los cambios en el uso del suelo, que logra evaluar los datos de cinco años en tan sólo unos días.

Para el Gobierno mexicano, el monitoreo es un instrumento esencial para registrar las repercusiones del cambio climático en el país. Además, este monitoreo es un importante componente del sistema nacional de Monitoreo, Reporte y Verificación (MRV) para la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático y su programa de protección de bosques denominado REDD+. En América Latina, México asume un rol precursor en el monitoreo y varios países se han mostrado muy interesados en una cooperación.

Objetivo
Con el apoyo de una Cooperación Triangular con México y Alemania, las autoridades colombianas introducen un monitoreo que genera rápidamente datos de gran valor informativo sobre las intervenciones en los ecosistemas. Forma parte del sistema nacional de MRV en el marco de REDD+.

Procedimiento
Colombia se beneficia de las experiencias que México y Alemania han acumulado a lo largo de más de 15 años de cooperación internacional en la observación del medio ambiente. CONABIO y la Comisión Nacional Forestal (CONAFOR) de México, que poseen el know-how técnico, cooperan con la Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AMEXCID) y la GIZ. Apoyan al Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (IDEAM) y al Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible de Colombia para establecer un departamento de observación de la superficie terrestre, según el modelo mexicano. Con el sistema computarizado, que analiza imágenes satelitales de alta resolución y muestra cambios en el uso del suelo con respecto al año anterior, los socios mexicanos del proyecto contribuyen a acelerar y precisar el procedimiento colombiano. Para ello, informan a los colaboradores del IDEAM sobre las especificaciones necesarias de hardware y software y los capacitan para la utilización del sistema.

Aparte de ello, definen estándares cartográficos en conjunto. Sólo así se asegura la comparabilidad de los informes sobre la deforestación y las repercusiones del cambio climático sobre la biodiversidad en Colombia y México. La pérdida mundial de bosques debida a incendios y prácticas forestales no sostenibles, genera –dependiendo del método de cálculo– entre 17 y 28% de las emisiones de gases de efecto invernadero causadas por el ser humano y contribuye con ello al calentamiento global.

Resultados
Las contrapartes llevaron a cabo un ensayo con datos de los años 2000 a 2010. Gracias a ello, Colombia cuenta ahora con estadísticas exactas sobre la tala, la degradación y la reforestación durante este período. Los datos y los mapas fueron oficialmente presentados al país.

Al finalizar la Cooperación Triangular, el IDEAM estará en condiciones de generar anualmente mapas actualizados sobre el uso del suelo y la vegetación con una escala de 1:20.000, es decir, veinte veces más detallados que el material producido anteriormente. Muestran claramente la deforestación y degradación de los ecosistemas, con lo cual generan una base precisa para la planificación. Al contar con esta base, el Gobierno colombiano puede formular mejores leyes para la protección de la biodiversidad y la mitigación del cambio climático.

Hace poco, Chile, Perú, Colombia y México decidieron introducir el sistema de observación de la superficie terrestre en todos los países de la Alianza del Pacífico como parte de su cooperación científica. De esta forma, se establecerá un monitoreo regional.