Gestión integral de residuos sólidos en el municipio de Altamira

Breve descripción del proyecto

Nombre: Gestión integral de residuos sólidos en el municipio de Altamira, Tamaulipas
Comitente: Ministerio Federal de Cooperación Económica y Desarrollo (BMZ) de Alemania
País: México
Contraparte: Gemeinde Altamira
Duración: 2006 a 2011 

Situación actual

El municipio de Altamira, situado en el sur del Estado de Tamaulipas en la costa del Golfo de México, es uno de los centros económicos más importantes de la región, junto con las ciudades de Tampico y Ciudad Madero. En estos tres centros urbanos vive casi un cuarto de la población del Estado, concentrándose en sólo un 2 por ciento de su territorio.

A fines de 2004 entró en vigencia en México una norma para la gestión integral de residuos sólidos en la que se regula también el manejo de desechos domésticos a nivel municipal. No obstante, hasta la fecha sólo unos pocos municipios han podido implementar todas las medidas necesarias. Altamira a su vez carecía también de las experiencias y los conocimientos necesarios para la recolección y el transporte de desechos domésticos, así como su procesamiento y almacenamiento definitivo. Actualmente, sin embargo, Altamira cuenta con un vertedero para el almacenamiento final de residuos que cumple con las normas legales.

Objetivo

El municipio de Altamira implementa un plan de gestión de residuos sólidos que fomenta la adecuada separación y eliminación de desechos, el fortalecimiento de las estructuras institucionales del municipio y la participación de la ciudadanía en el manejo de los residuos sólidos.

Enfoque

El proyecto trabajó en el marco de una cooperación de desarrollo con el sector privado. El socio en este caso fue la corporación química BASF y el proyecto se dividió en tres fases. Durante la primera fase (2006-2007) se desarrolló el plan de gestión de residuos sólidos del municipio con el apoyo de la GIZ. El documento contenía una descripción detallada de la situación del manejo de residuos sólidos en Altamira, una evaluación de los factores críticos, así como un análisis de estrategias de corto, mediano y largo plazo para la implementación del plan.

La segunda fase (2007-2008) comenzó con un proyecto piloto para la separación y recolección de residuos sólidos en barrios seleccionados de Altamira. Al mismo tiempo, fue posible concertar un segundo acuerdo de cooperación con el sector privado, en este caso con el consorcio TLA conformado por las empresas Shell, Total y Mitsui. La tercera fase (2008-2011) se concentró en el desarrollo de la infraestructura aún faltante para una eliminación correcta de los residuos sólidos y la ampliación de la separación de desechos a todos los barrios del municipio. Además, se tomaron medidas para incrementar la sostenibilidad del proyecto, entre otras el fortalecimiento de las estructuras institucionales del municipio en el ámbito de la gestión de residuos sólidos. En este sentido, se fomentó también la participación ciudadana, no sólo en la separación de desechos a nivel doméstico, sino también mediante la inclusión de representantes ciudadanos en una comisión de seguimiento.

Los socios de la cooperación de desarrollo con el sector privado brindaron los siguientes aportes para la implementación del plan de gestión de residuos sólidos de Altamira:

  • La GIZ puso a disposición expertos en la gestión de residuos sólidos urbanos. Estos se encargaron de asesorar y capacitar a expertos a nivel municipal. Además, la GIZ ofreció asistencia técnica (backstopping) durante todo el proyecto. Para el diseño de la planta de compostaje, la GIZ contrató a una empresa consultora.
  • BASF y TLA financiaron tanto la planta de compostaje, como una campaña de sensibilización sobre el tema de la separación, el reciclaje y la eliminación de residuos sólidos, dirigida a la población de Altamira. Asimismo, BASF asumió los costos del diseño del centro de acopio de desechos contenido en el plan.
  • El municipio de Altamira, en calidad de contraparte, coordinó las actividades in situ. Entre éstas se incluyeron la selección del terreno para la planta de compostaje, la supervisión de las obras de construcción, la preparación y ejecución de las actividades de planificación y capacitación, la implementación de la campaña de sensibilización y la introducción de la separación de desechos a nivel municipal.

Impactos

El municipio de Altamira ha puesto en marcha un plan de gestión de residuos sólidos que incluye la separación de desechos, ha mejorado su gestión de residuos sólidos y ha fortalecido las estructuras institucionales en este ámbito. Además, se ha diseñado un centro de reciclaje con una planta de compostaje y clasificación detallada de desechos, cuya construcción ya se ha iniciado. Asimismo, se ha sensibilizado a la población sobre el tema de la separación, el reciclaje y la eliminación de residuos sólidos, y se ha incrementado la participación ciudadana en las decisiones políticas relacionadas con esta temática.