Energías renovables para autoconsumo en Chile (NAMA)

Descripción breve del proyecto

Denominación: Energías renovables para autoconsumo en Chile (NAMA)
Comitente: Ministerio Federal de Medio Ambiente, Protección de la Naturaleza, Obras Públicas y Seguridad Nuclear (BMUB) de Alemania y Department of Energy and Climate Change del Reino Unido en el marco del fondo NAMA (NAMA Facility)
País: Chile
Entidad responsable a nivel político: Ministerio de Energía de Chile y Centro Nacional para la Innovación y Fomento de las Energías Sustentables (CIFES) para el componente técnico; Corporación de Fomento de la Producción (CORFO), Chile, para el componente financiero (ejecutado por KfW Entwicklungsbank)
Duración total: 2015 a 2019

Situación de partida

En la economía chilena, caracterizada por un rápido crecimiento, el sector energético es la fuente principal de emisiones de gases de efecto invernadero. No obstante, existe un gran potencial para reducir las emisiones de CO2 mediante la utilización de energías renovables.

Chile ejerce un papel proactivo en la protección del clima: ha firmado el Acuerdo de Copenhague y se ha comprometido a disminuir hasta 2020 las emisiones de gases de efecto invernadero en un 20% respecto del nivel de 2007.

Objetivo

Se han creado condiciones adecuadas para la integración de energías renovables destinadas al autoconsumo en el sistema de abastecimiento de energía eléctrica en Chile.

Procedimiento

El proyecto fomenta medidas para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, conocidas como medidas de mitigación adecuadas a cada país (NAMA, Nationally Appropriate Mitigation Actions). Para ello se complementará a corto plazo la infraestructura de generación de energía eléctrica con sistemas de producción de energía renovable para autoconsumo. A través de un componente financiero y otro técnico, el proyecto elimina obstáculos para el desarrollo y contribuye a establecer condiciones marco adecuadas para un nuevo sector industrial. El componente financiero es ejecutado por el banco KfW Entwicklungsbank y busca desarrollar un portfolio de proyectos financiable y generar incentivos para la inversión. El componente técnico apunta a establecer competencias técnicas locales, y a dar a conocer los potenciales técnicos y económicos que las energías renovables ofrecen para el autoconsumo.

En este contexto, el potencial para el cambio perseguido resulta del fortalecimiento de una industria en desarrollo que, cada vez más, recurre a las energías renovables para autoconsumo. Mediante la creación de instrumentos financieros apropiados se busca limitar el costo de financiamiento para posibles inversionistas y facilitar el acceso a financiamiento. Mejorando la base de conocimientos de los responsables políticos, los usuarios finales y la industria se aspira adicionalmente a superar los obstáculos tecnológicos y la desconfianza.

El proyecto apunta a movilizar inversiones privadas y fondos públicos y se propone lograr una reducción de las emisiones de hasta 1,5 millones de toneladas de CO2 equivalente. Además, genera un beneficio adicional para el medio ambiente al reducir las emisiones de contaminantes. Por otro lado, mejora la seguridad energética para el sector privado y contribuye a generar empleo.