Minería respetuosa con el clima y eficiente desde el punto de vista energético en Colombia y Chile

Descripción breve del proyecto

Denominación: Las materias primas y el cambio climático: instrumentos políticos en materia climática y ambiental para promover, en países en desarrollo y emergentes, una extracción de materias primas con bajas emisiones y un uso eficiente de los recursos.
Comitente: Ministerio Federal de Medio Ambiente, Protección de la Naturaleza y Seguridad Nuclear (BMU) de Alemania
País: Colombia y Chile
Entidad responsable a nivel político: Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible de Colombia; Ministerio de Energía de Chile
Duración total: 2019 a 2022

© GIZ

Situación de partida

El sector de las materias primas constituye un factor de desarrollo económico importante para Colombia. Representa aproximadamente el 8 % del producto interior bruto (PIB) y emplea a unas 750 000 personas. Se extraen sobre todo petróleo, gas natural y carbón, así como, en menor medida, minerales y metales. El sector de las materias primas es responsable de aproximadamente el 34 % de todas las emisiones de gases de efecto invernadero de Colombia, de modo que los ambiciosos objetivos nacionales de protección del clima (contribuciones determinadas a nivel nacional o NDC, por sus siglas en inglés) solo se podrán cumplir mediante una reducción considerable de las emisiones.

De acuerdo con el actual Plan Nacional de Desarrollo, la contribución del sector de las materias primas al PIB debe incrementarse en casi un 10 %. No obstante, esto deberá realizarse a la vez que se disminuye la emisión de gases de efecto invernadero. En la extracción y la transformación de materias primas se deberán tomar en mayor consideración las necesidades ambientales.

En Chile, la industria de las materias primas (principalmente la explotación minera del cobre) aporta el 60 % de los ingresos por exportaciones y constituye así uno de los sectores económicos más importantes. Supone el 12 % del PIB y de su actividad dependen más de 850 000 puestos de trabajo. La industria de las materias primas comporta también una serie de repercusiones ambientales negativas: las explotaciones mineras de Chile consumen aproximadamente un tercio de toda la energía generada en el país y contaminan la atmósfera terrestre con más de 14 millones de toneladas anuales de dióxido de carbono. Esto equivale al 150 % de las emisiones de Stuttgart.

Objetivo

Colombia y Chile extraen y transforman las materias primas con un consumo energético menor o mediante energías renovables, y las transportan aplicando métodos alternativos. Sus respectivos Gobiernos aprovechan cada vez más la experiencia acumulada en estas prácticas para continuar desarrollando sus normativas y sus estrategias y, además, incorporan dicha experiencia a los foros internacionales de negociación y diálogo.

© GIZ

Procedimiento

En colaboración con los socios de los sectores público y privado, el proyecto crea posibilidades de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y la contaminación ambiental. Para ello, se desarrollan proyectos concretos con empresas de dos o tres sectores, tales como la minería del oro, la extracción de minerales de hierro o la extracción de materiales de construcción en Colombia o, en el caso de Chile, la explotación minera del cobre.

Tanto los ministerios como las empresas son socios importantes del proyecto. Asimismo, las administraciones municipales y regionales pueden hacerse oír e influir de manera relevante en la explotación de sus recursos naturales. Pueden obtener beneficios directos a través de los impuestos y tributos, e indirectos mediante la creación de puestos de trabajo. A su vez, son responsables del cumplimiento de las exigencias ambientales. Por lo tanto, las administraciones ambientales, los Gobiernos regionales y los municipios constituyen importantes actores locales, especialmente en Colombia.

La labor del proyecto se desarrolla en cuatro campos de acción:

  • Medidas concretas y ejemplos de la extracción de materias primas respetuosa con el clima y eficiente desde el punto de vista energético en ambos países
  • Mejora de las normativas para reducir los daños ambientales en el sector de la minería en Colombia
  • Incremento de la eficiencia energética en el sector de las materias primas en Chile
  • Creación de redes y diálogo a escala internacional

En el marco del proyecto se imparte formación y se sensibiliza a unas 900 personas con el objetivo de generar en las empresas y los ministerios conocimientos especializados sobre la explotación de materias primas respetuosa con el clima. Dichos conocimientos deberán además integrarse en las normativas y las estrategias nacionales. La mejora de las normativas colombianas y chilenas sobre la minería se traducirá en resultados indirectos en el conjunto de la población de ambos países, lo que supone unos 67 millones de personas.

giz2019-bergbau-chile-03

Otros idiomas