Fortalecimiento de organizaciones indígenas en América Latina (PROINDÍGENA)

Descripción breve del proyecto

Denominación: Fortalecimiento de organizaciones indígenas en América Latina (PROINDÍGENA)
Comitente: Ministerio Federal de Cooperación Económica y Desarrollo (BMZ) de Alemania
País: Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia, Paraguay
Institución responsable a nivel político: Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH)
Duración total: 2014 a 2016

Péru © GIZ

Situación de partida

A los pueblos indígenas les corresponden, además de los derechos humanos universales, los derechos indígenas. En el año 1989, la Conferencia General de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) adoptó el “Convenio sobre pueblos indígenas y tribales en países independientes” (Convenio 169), en el que están consagrados, entre otros, derechos colectivos de amplio alcance como derechos culturales y territoriales, el derecho al consentimiento previo, libre e informado en relación con políticas y programas que les afectan, y el derecho a la autodeterminación. En 2007, estos derechos fueron reforzados y ampliados adicionalmente con la “Declaración de las Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas”.

El Convenio 169 de la OIT ha sido ratificado por casi todos los países latinoamericanos y su contenido ha sido integrado en parte en las nuevas Constituciones. No obstante, su aplicación sistemática sigue planteando grandes retos a muchos países. Se está progresando en el reconocimiento jurídico de territorios indígenas, pero la implementación del apoyo estatal para la autonomía indígena sólo avanza lentamente.

También en relación con el uso sostenible de los recursos naturales se ejerce una gran presión sobre los territorios indígenas, pues los Estados dan prioridad al aprovechamiento de los recursos minerales, sin considerar posibles consecuencias negativas para el medio ambiente y la diversidad cultural. Muchas veces, los pueblos indígenas afectados se benefician poco de estos recursos. En especial se generan conflictos entre comunidades indígenas, empresas privadas y entidades públicas cuando el Estado se reserva el derecho de adjudicar concesiones estratégicas sin atender a las objeciones de los grupos indígenas y sin concertar la participación de estos grupos en los beneficios.

Estos grandes retos pocas veces son afrontados por los Estados con enfoques de política propios e instituciones debidamente especializadas.

Objetivo

Se han mejorado los fundamentos para el respeto, la protección y la garantía de los derechos de los pueblos indígenas, sobre todo de sus derechos territoriales.

Mujeres indígenas de la nacionalidad Shuar de la provincia de Zamora Chinchipe ©  GIZ

Procedimiento

El programa regional PROINDÍGENA apoya el fomento de oportunidades para el intercambio de experiencias a nivel local, nacional y regional entre diferentes autoridades indígenas y expertos, representantes estatales, organizaciones no gubernamentales, científicas y científicos y otros actores pertinentes en relación con el tema de la autonomía indígena. El programa promueve la comparación de las normas con las experiencias de su implementación, así como la difusión de conocimientos sobre el tema de la autonomía indígena desde una perspectiva regional.

Se desarrollan ofertas de capacitación para autoridades indígenas y expertos sobre autonomía indígena. PROINDÍGENA fomenta un mayor apoyo financiero con fondos públicos a la administración autónoma de los territorios indígenas, y apoya a federaciones indígenas regionales para que influyan en las decisiones internacionales concernientes a los derechos indígenas. Además, mejora la gestión del conocimiento sobre derechos indígenas dentro y fuera de la cooperación internacional alemana.

El programa da especial importancia a la participación sistemática de mujeres y jóvenes indígenas en todas sus actividades.

Resultados logrados hasta la fecha

  • Estudios comparativos suprarregionales de las condiciones marco jurídicas para la autonomía de los territorios indígenas en la región andina y del estado actual de la implementación, con recomendaciones concretas para mejoras.
  • Coordinación con proyectos bilaterales de la GIZ en América Latina a través de una red de puntos focales (focal points) sobre derechos indígenas.
  • Organización de la cooperación con el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos como futura contraparte de PROINDÍGENA.
  • Fomento de la elaboración de una agenda para la mujer de la Coordinadora de las Organizaciones Indígenas de la Cuenca Amazónica (COICA).
  • Asesoramiento a la COICA y la Coordinadora Andina de Organizaciones Indígenas (CAOI) y sus organizaciones miembro en la preparación de su participación en la Conferencia de las Partes 20 (COP 20) en Lima.
  • Difusión de procesos e informaciones pertinentes para la administración autónoma de los territorios indígenas y sus recursos naturales a través del sitio web infoindigena.org junto con las contrapartes y otros actores interesados.