Programa Mexicano-Alemán para NAMA

Breve descripción del proyecto

Nombre: Programa Mexicano-Alemán para NAMA
Comitente: Ministerio Federal de Medio Ambiente, Protección de la Naturaleza, Obras Públicas y Seguridad Nuclear (BMUB) de Alemania
País: México
Contraparte: Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) de México
Duración: 2011 a 2015

México © GIZ

Situación actual

En agosto de 2009, México formuló su Programa Especial de Cambio Climático (PECC), en el que se describían más de 100 actividades dirigidas a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) en todo el país. El programa preveía una reducción de 51 millones de toneladas de CO2 hasta finales de 2012, lo que correspondía a una reducción total del 6 % con respecto a la tendencia de las emisiones de ese entonces en México.

Una Acción Nacional Apropiada de Mitigación (NAMA, por sus siglas en inglés) es una medida voluntaria que lleva a cabo un país en vías de desarrollo, que no está sujeto a compromisos de reducción de emisiones en virtud de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC). Las NAMA pueden recibir apoyo de un país industrializado en forma de medidas de financiación, transferencia de tecnologías y/o desarrollo de capacidades. Los Gobiernos de México y Alemania consideran que el apoyo a las NAMA constituye un instrumento importante para el logro de los objetivos fijados en el Programa Especial de Cambio Climático (PECC).

Objetivo

En México se han preparado NAMA dirigidas a reducir las emisiones de GEI producidas por viviendas (obras nuevas y rehabilitación de edificios residenciales existentes), PyMEs y el sector de transporte de mercancías por carretera, con vistas a implementarlas a gran escala y captar cofinanciación internacional. Se ha iniciado la implementación de las NAMA, y se ha establecido un órgano de coordinación de NAMA.

Enfoque

El programa apoya a las contrapartes mexicanas en la preparación de NAMA que persiguen el objetivo de reducir las emisiones de viviendas (obras nuevas y rehabilitación de edificios residenciales existentes), PyMEs, y el sector de transporte de mercancías por carretera. En la elaboración de las NAMA se sigue un procedimiento similar:

  • Desarrollo de conceptos de NAMA (medidas de reducción directas e indirectas)
  • Desarrollo de mecanismos de financiación
  • Desarrollo de sistemas de MRV (monitoreo, reporte y verificación)

Cuando sea necesario, se llevarán a cabo proyectos piloto con cofinanciación para afinar los diseños y comprobar su viabilidad, o como prueba práctica de conceptos de NAMA, mecanismos de financiación y sistemas de MRV. Además de brindar asistencia para la confección de NAMA, el programa apoya la creación de una instancia mexicana de NAMA que coordine las medidas y promueva el desarrollo de futuras NAMA.

En el marco del programa, la GIZ presta asesoramiento técnico y promueve la transferencia internacional, nacional y regional de conocimientos técnicos. Sus principales contrapartes son instituciones estatales interesadas a nivel federal:

  • Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT)
  • Secretaría de Energía (SENER)
  • Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT)
  • Comisión Nacional de Vivienda (CONAVI)
  • Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (INFONAVIT)

Existe también una cooperación importante con actores de los sectores público y privado a otros niveles. El programa apoya en especial prácticas que aumenten de manera significativa la eficiencia energética, y promueve, además, la utilización a mayor escala, de fuentes de energía renovables como una posibilidad de reducir las emisiones de GEI.

Impactos

En la 17ª Conferencia de las Partes (COP 17) celebrada en Durban, el Gobierno mexicano presentó el documento „NAMA apoyada para la vivienda sustentable en México – Acciones de mitigación y paquetes financieros“. La NAMA para viviendas y edificios residenciales nuevos pretende ampliar el alcance de las medidas que se han implementado hasta ahora en México (por ejemplo, „Ésta es tu casa” e „Hipoteca Verde”), con miras a lograr un sector de la vivienda más respetuoso con el medio ambiente.

México © GIZ

A diferencia de programas anteriores, que se han centrado en promover y medir el impacto de tecnologías específicas, la NAMA para obras nuevas y rehabilitación de edificios, se basa en un “enfoque integral de la vivienda” (Whole House Approach). Este enfoque permite fijar niveles de referencia para la totalidad de la demanda de energía primaria de un edificio, haciendo posible optimizar y combinar mejor las distintas opciones del conjunto de medidas.