Diseñar ciudades medianas en Ecuador de manera más sostenible y compatible con el clima

Descripción breve del proyecto

Denominación: Ciudades Intermedias Sostenibles
Comitente: Ministerio Federal de Cooperación Económica y Desarrollo (BMZ) de Alemania
País: Ecuador
Entidad responsable a nivel político: Ministerio de Desarrollo Urbano y Vivienda (MIDUVI) de Ecuador
Duración total: 2017 a 2021

ecuador-1-cis

Situación de partida

Actualmente, el 74 por ciento de la población ecuatoriana ya vive en zonas urbanas, y más de la mitad de este porcentaje habita ciudades medianas. En las próximas décadas, las ciudades medianas seguirán experimentando un fuerte crecimiento. Por lo tanto, la forma en la que se afronten los retos y oportunidades del desarrollo urbano es de vital importancia para el desarrollo económico, social y ecológico del país.

El rápido crecimiento de las zonas urbanas en Ecuador conlleva desafíos para los cuales especialmente las ciudades medianas no están preparadas, o no lo están suficientemente. Como consecuencia, la desigualdad social es relativamente alta, y el consumo de recursos y las emisiones de CO2 crecen desproporcionadamente. A esto se suma que las ciudades cada vez se extienden más hacia las zonas rurales, lo cual destruye las superficies agrícolas y daña el medio ambiente.

Por ello, el desarrollo urbano sostenible también desempeña un papel importante en las agendas internacionales. Con la Agenda 2030, la comunidad internacional se ha comprometido a alcanzar 17 objetivos. El objetivo 11 pone de relieve en concreto la sostenibilidad, la inclusión y la seguridad de las ciudades. Otros objetivos integran asimismo la dimensión urbana. La Agenda 2030 constituye el marco para los acuerdos que se describen a continuación.

El Acuerdo de París, adoptado en diciembre de 2015, supone un paso importante en la lucha conjunta contra el problema global del cambio climático. Su objetivo es sentar las bases para una transformación de la economía mundial que sea sostenible y compatible con el clima. En este acuerdo, las ciudades se consideran actores clave para la reducción de gases de efecto invernadero y las medidas de adaptación al cambio climático. Para alcanzar los objetivos globales, cada país se compromete a establecer e implementar las denominadas contribuciones determinadas a nivel nacional (NCD por sus siglas en inglés).

En octubre de 2016 se celebró en Quito, Ecuador, la conferencia internacional Hábitat III, cuyo resultado fue la Nueva Agenda Urbana, que ha de servir a la comunidad internacional de Estados como instrumento orientado al futuro y a la acción.

La implementación concreta de estas agendas internacionales plantea a los Estados considerables desafíos. Y América Latina no es una excepción. La cooperación ecuatoriano-alemana contribuye de manera decisiva, fomentando en Ecuador un desarrollo urbano sostenible y la implementación de procesos de reestructuración compatibles con el clima.

Objetivo

Ecuador implementa un desarrollo urbano sostenible de acuerdo con la Agenda 2030, la Nueva Agenda Urbana y el Acuerdo de París sobre el clima.

ecuador-2-cis

Procedimiento

El programa “Ciudades medianas sostenibles” de la Deutsche Gesellschaft für Internationale Zusammenarbeit GmbH (GIZ) se centra en cuatro temas.

Entre ellos se encuentra la elaboración de una agenda nacional de desarrollo sostenible. En este sentido, el programa apoya a Ecuador para realizar una contribución concreta a la implementación de la Agenda 2030, el Acuerdo de París sobre el clima y la Nueva Agenda Urbana. Para ello se elabora una agenda nacional de desarrollo urbano de manera conjunta entre los diferentes niveles de gobierno, las instituciones de investigación, la población civil y el sector privado. La adopción de mecanismos de financiación innovadores y compatibles con el clima debe mejorar las condiciones necesarias para una implementación exitosa de dicha agenda a nivel nacional y local. Un sistema de seguimiento registra las contribuciones locales y nacionales para la consecución de los objetivos internacionales.

En los denominados laboratorios urbanos, el programa elabora soluciones para problemas actuales. Para ello, se utilizan cada vez más nuevas tecnologías de la comunicación en la gestión urbana. En Cuenca, los temas importantes son la movilidad urbana y la energía sostenible. En la ciudad costera de Portoviejo, el papel principal lo desempeñan la resiliencia urbana, la gestión de riesgos y la adaptación al cambio climático. En la ciudad de Lago Agrio, situada en la cuenca del Amazonas, los temas de interés son las relaciones de la ciudad con su entorno y la seguridad alimentaria. En el orden del día de Loja, los puntos relevantes son las mejoras en los barrios residenciales, la seguridad y el espacio público. Estas cuatro ciudades piloto, que fueron seleccionadas mediante un concurso, deben compartir sus experiencias con otras ciudades medianas e incorporarlas a la agenda de desarrollo urbano nacional. Además, el programa fomenta el acceso de las ciudades a financiaciones internacionales (relativas al clima) y a hermanamientos internacionales entre ciudades.

Otro punto clave del programa “Ciudades medianas sostenibles” es la investigación aplicada. Los representantes de gobiernos nacionales y locales necesitan información y datos actuales para tomar decisiones políticas. Mediante una red de universidades e instituciones de investigación, se pretende desarrollar una agenda nacional de investigación orientada a la práctica, que constituya la base para el asesoramiento político a nivel nacional y local. De esta manera se prevé garantizar un vínculo eficaz entre el diseño de políticas y la investigación. Además, se presta asesoramiento a las universidades para que proporcionen ofertas de formación y capacitación en el área de desarrollo urbano sostenible y gestión urbana.

Para implementar de manera eficaz y exitosa una política de desarrollo urbano a nivel nacional y local, es imprescindible la participación y corresponsabilidad de la ciudadanía, lo cual se promueve desarrollando nuevas tecnologías para el fomento del compromiso cívico. En este sentido, se instalan observatorios ciudadanos y se conciben planes de acción de la sociedad civil.