Protección y manejo sostenible de los bosques secos

Descripción breve del proyecto

Denominación: Fortalecimiento de capacidades para la gestión territorial sostenible del Corredor Biológico Mesoamericano 
Comitente: Ministerio Federal de Cooperación Económica y Desarrollo (BMZ) de Alemania
País: México, Costa Rica, Guatemala, Alemania
Entidad responsable a nivel político: México: Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AMEXCID) / Mexikanische Agentur für Internationale Entwicklungszusammenarbeit (AMEXCID) / Mexican Agency for International Development Cooperation (AMEXCID), Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (CONABIO) / Nationale Biodiversitätskommission (CONABIO)/ National Comission for the Knowledge and Use of Biodiversity (CONABIO), Guatemala: Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales (MARN) / Ministerium für Umwelt und natürliche Ressourcen (MARN) Ministry of Environment and Natural Resources (MARN), Costa Rica: Sistema Nacional de Áreas de Conservación (SINAC) / Nationale Schutzgebietsbehörde (SINAC) / National System of Conservation Areas (SINAC)
Duración total: 2016 a 2018

Relevanz der Biodiversität im Tourismussektor

Situación de partida

En Guatemala hay aproximadamente 4 000 kilómetros cuadrados de bosques secos, lo que constituye alrededor del 3,5 % del territorio nacional. Estos bosques forman parte del Corredor Biológico Mesoamericano, que se distingue por su particular diversidad biológica. A pesar de los esfuerzos por protegerlo, el bosque seco de Guatemala es uno de los ecosistemas tropicales más amenazados y, a día de hoy, ha perdido alrededor de tres cuartas partes de su superficie original. Esto se debe a la deforestación, la transformación de superficie forestal en superficie agraria y la creciente contaminación ambiental. 

Debido a su aislada ubicación, en los bosques secos habitan muchas especies endémicas de animales y plantas. Los terrenos se ven especialmente afectados por la degradación, por ejemplo, por el empeoramiento de la calidad del suelo debido a la erosión. Además, el ecosistema es particularmente vulnerable a las consecuencias del cambio climático. 

Por ello, eran necesarias medidas de protección y manejo que ayuden a fortalecer la capacidad de resistencia (resiliencia) frente al cambio climático, a fin de asegurar la supervivencia de los bosques y conservar los medios económicos de subsistencia de la población.

Objetivo

Las instituciones, los actores del desarrollo y las organizaciones locales de Guatemala que abogan por un uso sostenible de la tierra en el Corredor Biológico Mesoamericano aprovechan los conocimientos de las contrapartes del proyecto en Costa Rica y México para establecer medidas de protección y explotación.

Relevanz der Biodiversität in der Landwirtschaft

Procedimiento

En una cooperación triangular, México, Costa Rica, Guatemala y Alemania trabajan en pie de igualdad para proteger los bosques secos de Guatemala. El proyecto fomenta, sobre todo, el intercambio internacional de conocimientos entre México y Costa Rica con organizaciones guatemaltecas. La prioridad de la GIZ dentro de la cooperación triangular es llevar a cabo la coordinación, ejecución, evaluación y sistematización del proyecto de forma eficiente. 

La GIZ y sus contrapartes asesoran a los actores del desarrollo, las instituciones estatales y las organizaciones locales de Guatemala que llevan a cabo actividades en el Corredor Biológico Mesoamericano. Estos son, por ejemplo, el Ministerio de Ambiente, el Instituto Nacional de Sismología, Vulcanología, Meteorología e Hidrología, universidades y organizaciones no gubernamentales. 

El asesoramiento abarca el desarrollo de conocimientos y habilidades, por ejemplo, para el uso de herramientas que fomenten el diálogo y la participación, el establecimiento de métodos con perspectiva de género o la creación de nuevas cooperaciones entre el medio urbano y rural (gobernanza territorial). 

La gobernanza territorial precisa de datos actuales y concretos para poder tomar decisiones acerca de la planificación de medidas de protección y la conservación de recursos naturales. Por eso el proyecto apoya a la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (CONABIO) de México para poner esta información al alcance de las diferentes instituciones estatales y de la sociedad civil a través de un geoportal en Internet.

El geoportal contiene, entre otros, información y material cartográfico de la geografía de las zonas protegidas de Guatemala. 

El proyecto también asesora a las organizaciones involucradas en la elaboración, preparación y utilización de la información para el uso sostenible de la tierra. Así se elaboraron, por ejemplo, fichas técnicas, pautas estratégicas y un acuerdo interministerial para institucionalizar el Corredor Biológico Mesoamericano. Asimismo, el proyecto presta asistencia en la elaboración de guías para el fortalecimiento de los corredores biológicos de Guatemala, que se basan en el intercambio de experiencias con Costa Rica. 

Stärkung des Biodiversitätsschutzes in der Bananenproduktion

Resultados

Las instituciones responsables del seguimiento del Corredor Biológico Mesoamericano de Guatemala (el Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales y la Fundación CALMECAC) emplean instrumentos y métodos para el uso sostenible de la tierra en la zona del bosque seco de Ostúa.

Junto con socios estratégicos, como, por ejemplo, algunas universidades, las partes involucradas en el proyecto utilizan sistemas de información para la toma de decisiones (como el geoportal perfeccionado). Representantes de instituciones nacionales de Guatemala, de organizaciones no gubernamentales y de una universidad participaron en el curso de capacitación sobre el uso del geoportal.

Las comunidades de las zonas de bosques secos de Ostúa y Jutiapa explotan el territorio con medidas sostenibles. Entre estas medidas figuran, por ejemplo, una gestión sostenible de la leña, una reducción de la tala del bosque seco y tecnologías para reducir el consumo de leña. Esto contribuirá a contrarrestar el daño que sufre el bosque seco, garantizar una gestión sostenible de los recursos forestales e hidráulicos y proteger la biodiversidad del territorio. Una media de 45 personas pertenecientes al sector público, al sector productivo y a las administraciones municipales participaron en talleres relacionados con estos temas.