Apoyo a los municipios de acogida de personas desplazadas de Venezuela en las zonas fronterizas de Colombia y el Ecuador

Breve descripción del proyecto

Nombre: Apoyo a los municipios de acogida de personas desplazadas de Venezuela en las zonas fronterizas de Colombia y el Ecuador (SI FRONTERA)
Comitente: Ministerio Federal de Cooperación Económica y Desarrollo (BMZ) de Alemania
País: Colombia, Ecuador
Contraparte: Colombia: Agencia Presidencial de Cooperación Internacional de Colombia (APC-Colombia), Ecuador: Ministerio de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana 
Duración: de 2018 a 2021

gizIMAGE-aufnahmegemeinden-kolumbien-ecuador-01

Situación de partida

Las Naciones Unidas estiman que a finales de 2019 habrá en todo el mundo cerca de 5,4 millones de personas desplazadas de Venezuela. Miles de personas abandonan el país cada día, y es poco probable que esta situación cambie en un futuro próximo. Primero buscan refugio en la zona fronteriza con Colombia y en las grandes ciudades. Sin embargo, muchas de ellas se desplazan de inmediato a otros países de Sudamérica, en especial al Ecuador. Si bien cuando comenzó la crisis muchas de las personas que llegaban eran profesionales bien formados, en la actualidad son personas con escasa cualificación y formación, así como personas mayores y que padecen una enfermedad crónica. Asimismo, cada vez hay más niños, niñas y jóvenes que viajan solos y madres con sus hijos e hijas. Los organismos públicos y organizaciones que prestan ayuda humanitaria y servicios básicos in situ ya no son capaces de cubrir las necesidades básicas de las personas que llegan. En especial, la integración económica de los y las migrantes representa un desafío.
Casi el 94 por ciento de los y las migrantes de Venezuela llega a Colombia por el departamento Norte de Santander. Esta región continúa siendo un foco de conflictos armados entre grupos criminales dedicados al cultivo y tráfico de drogas, así como otras actividades ilegales. En los propios municipios de acogida viven muchas familias vulnerables, así como víctimas de los conflictos violentos pasados y actuales. Al mismo tiempo, en las zonas fronterizas existe una importante migración cotidiana. Miles de venezolanos y venezolanas cruzan diariamente la frontera a pie y buscan acceso a servicios de salud, alimentos, trabajos temporales y formación escolar. Esto supone una carga adicional para la oferta de servicios básicos, ya de por sí limitados, en el lado colombiano de la frontera.

En el Ecuador hay más de 65 000 personas refugiadas reconocidas, 250 000 solicitantes de asilo de Colombia y en torno a 300 000 personas desplazadas de Venezuela. A diario siguen llegando más personas de ambos países, en busca de protección, mejores condiciones de vida y, sobre todo, posibilidades de trabajo y atención sanitaria. Ante la actual crisis económica, la población ecuatoriana muestra un creciente rechazo hacia estas personas y las margina de la sociedad. Por encontrarse con frecuencia en situación irregular de residencia, a menudo se les deniegan servicios básicos, especialmente atención sanitaria, formación escolar y acceso al mercado laboral. Al mismo tiempo, apenas tienen posibilidades de reclamar sus derechos eficazmente.

Objetivo

Los actores estatales y de la sociedad civil de las zonas fronterizas de Colombia y el Ecuador se hallan en mejores condiciones para hacer frente al flujo de personas refugiadas de Venezuela y Colombia, de una manera adecuada desde el punto de vista social y eficaz en términos de empleo.

gizIMAGE-aufnahmegemeinden-kolumbien-ecuador-02

Procedimiento

Colombia: 
El proyecto apoya a los municipios de acogida colombianos en la integración de personas desplazadas de Venezuela. De acuerdo con el principio de no causar daño (Do no harm), se presta apoyo a las personas sin hacer ninguna distinción entre personas desplazadas de Venezuela, colombianos y colombianas que regresan de Venezuela, o personas vulnerables de los municipios de acogida. 

Se está ampliando la oferta existente de servicios destinados a estos grupos y se está mejorando la calidad de los servicios brindados. En coordinación con las contrapartes estatales, la atención se centra en la recepción inicial de los y las migrantes, el fomento de la economía y las microempresas, la educación, la atención sanitaria, la asistencia psicosocial y el fomento de una convivencia pacífica. El proyecto coopera con contrapartes estatales y proveedores de servicios no estatales con experiencia para implementar estas medidas. Las experiencias eficaces a nivel local se pasarán como recomendaciones políticas a las autoridades a nivel nacional.

Ecuador: 
El proyecto brinda apoyo a nivel local a municipios seleccionados en la frontera norte de Ecuador. La atención se centra en la aplicación de su mandato legal para proteger los derechos de las personas desplazadas y de otros grupos desfavorecidos, así como en la integración y el fomento de una convivencia pacífica en los municipios de acogida.

Especialmente, el proyecto asesora a los proveedores de servicios sociales, a la sociedad civil y a las autoridades públicas sobre cómo mejorar las medidas laborales y de empleo, así como sobre la asistencia psicosocial, las ofertas de capacitación y el asesoramiento jurídico para personas desplazadas y otros grupos desfavorecidos. En el procedimiento se concede gran importancia al intercambio de experiencias sobre enfoques de solución para desafíos que tanto Colombia como Ecuador deben afrontar.

gizIMAGE-aufnahmegemeinden-kolumbien-ecuador-03

Otros idiomas