• ECONOMÍA Y EMPLEO
  • MEDIO AMBIENTE Y CAMBIO CLIMÁTICO
  • ESTADO Y DEMOCRACIA

Chile (español)

Después del retorno de Chile a la democracia en 1990, Alemania reanudó la cooperación bilateral con este país. Alrededor de 55 colaboradores y colaboradoras trabajan para la Deutsche Gesellschaft für Internatio-nale Zusammenarbeit (GIZ) GmbH en todo el territorio. Este número incluye tanto a miembros del personal enviado y nacional, como a expertos y expertas integrados.

Gracias a su continuo crecimiento económico y su estabilidad política, Chile es percibido como un ejemplo a seguir entre los países latinoamericanos. En 2010 fue el primer país de América del Sur en incorporarse a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). Aun así, subsisten todavía muchos problemas estructurales de índole económica, social o ecológica.

La GIZ trabaja en Chile en las siguientes áreas prioritarias:

  • Energías renovables
  • Desarrollo económico sostenible
  • Medio ambiente y cambio climático
  • Cooperación triangular y nuevas modalidades innovadoras
  • Formación profesional

Energías renovables. El crecimiento económico de Chile ha traído consigo también un marcado aumento del consumo de energía eléctrica, que ha llegado casi a cuadruplicarse en los últimos veinte años. La ex-pansión de las centrales térmicas convencionales y el creciente consumo de combustibles fósiles han lleva-do a un aumento considerable de las emisiones de gases de efecto invernadero, lo cual se contradice con los compromisos chilenos de protección del clima y con los ambiciosos objetivos de reducción de gases de efecto invernadero que se ha fijado el país. Por tal motivo, la GIZ brinda apoyo al Gobierno chileno a través de diversos programas de energías renovables y eficiencia energética.

Desarrollo económico sostenible. Desde 1980, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) de las Naciones Unidas y el Ministerio Federal de Cooperación Económica y Desarrollo (BMZ) de Alemania mantienen una cooperación para fomentar en la región un desarrollo económico sostenible desde el punto de vista social y ecológico. A partir de 2003, esta colaboración se ha intensificado aún más gracias a programas de cooperación de varios años de duración. La implementación de estos programas ha sido encomendada por el BMZ a la GIZ. De hecho, en 2017 se ha establecido un nuevo programa para apoyar la implementación de la Agenda 2030 para el desarrollo sostenible en América Latina y el Caribe.

Uno de los principales sectores económicos del país es la minería, que representa más del 50 por ciento de las exportaciones chilenas. La GIZ fomenta una planificación y explotación sostenibles desde el punto de vista económico, social y ecológico, así como un intercambio internacional sobre temas mineros.

Medio ambiente y cambio climático. La GIZ mantiene en Chile una serie de actividades relacionadas con el medio ambiente, que forman parte de diversos proyectos y programas mundiales. Por ejemplo, trabaja en temas como la planificación urbana sostenible y la gestión del riesgo de desastres. Además, se fomenta la contribución de Chile a los diálogos internacionales, sobre todo en torno a política medioambiental y climáti-ca. Aparte de ello, un grupo de expertos integrados ha sido asignado a los ministerios chilenos para colabo-rar en temas como la adaptación al clima y la gestión de recursos hídricos.

Cooperación triangular y nuevas modalidades innovadoras. La GIZ apoya también la cooperación de Chile con otros países de América Latina, por ejemplo en los temas de empleo juvenil, la construcción de viviendas y la seguridad alimentaria. En este sentido, la GIZ coopera con Chile en terceros países recepto-res.

Formación profesional. En Chile se busca mejorar el sector de la formación profesional. A fin de contra-rrestar la creciente falta de personal técnico, los expertos integrados asesoran y apoyan a las instituciones chilenas en el tema de la formación dual.