Programa Desarrollo del Modelo Mexicano de Formación

Breve descripción del proyecto

Nombre: Programa Desarrollo del Modelo Mexicano de Formación
Comitente: Ministerio Federal de Cooperación Económica y Desarrollo (BMZ) de Alemania
País: México
Contraparte: Secretaría de Educación Pública (SEP) de México
Duración: 2015 a 2019

Formación Dual © GIZ

Situación actual
En su calidad de país emergente, México se caracteriza por el crecimiento de su moderno sector industrial y de servicios, al igual que por su marcada orientación a la exportación. Sin embargo, en la actualidad el sistema de formación profesional mexicano no cuenta con las condiciones cuantitativas ni cualitativas para cubrir la elevada y creciente demanda de personal técnico calificado. Por tal motivo, el Gobierno ha emprendido la reforma del sector de educación en la que el desarrollo del llamado Modelo Mexicano de Formación Dual (MMFD), orientado a la demanda, ocupa un lugar prioritario. De esta forma se espera superar la falta de personal técnico calificado e incrementar la competitividad del sector privado. Al mismo tiempo, se aspira a mejorar las perspectivas de empleo de los jóvenes.

Objetivo
Se han desarrollado las bases estratégicas y regulatorias del Modelo Mexicano de Formación Dual, adaptando también los procesos de organización y gestión. En un conjunto seleccionado de carreras técnicas, ha mejorado la calidad de la formación así como la eficiencia operativa del personal de todos los actores del sistema dual.

Enfoque
La GIZ apoya a las contrapartes mexicanas de los sectores público y privado –la Secretaría de Educación Pública (SEP) y la Corporación Patronal de la República Mexicana (COPARMEX)– en sus esfuerzos por perfeccionar el Modelo Mexicano de Formación Dual. El proyecto trabaja en estrecha cooperación con el Instituto Federal de Formación Profesional (BIBB) en Bonn y la Cámara Mexicano-Alemana de Comercio e Industria (CAMEXA).

El proyecto respalda el diálogo político entre los actores relevantes y desarrolla estructuras de concertación y mecanismos de conducción, con el fin de que el Estado y el sector privado puedan diseñar e implementar conjuntamente la formación dual. Asimismo, brinda asesoría sobre el marco legal y el desarrollo de estándares. También se promueven las llamadas “habilidades verdes” (green skills), es decir, las competencias y profesiones relacionadas con el medio ambiente.

El proyecto fortalece la eficiencia operativa institucional de los actores más importantes de la formación profesional dual –la Secretaría de Educación Pública, la Corporación Patronal de la República Mexicana y el Colegio Nacional de Educación Profesional (CONALEP)– y apoya la definición de las responsabilidades organizativas y técnicas. El proyecto fomenta también la generación de recursos de investigación para elaborar modelos didácticos adaptados a la formación profesional en las escuelas y las empresas.

El proyecto respalda la mejora de las capacidades operativas del personal de todos los actores del sistema dual, por ejemplo a través de la formación y capacitación de los instructores en las empresas y el personal docente y directivo de las escuelas de educación profesional. De este modo se asegura la alta calidad de las carreras profesionales; al mismo tiempo, aumenta la aceptación de la formación dual por parte de las empresas y la sociedad mexicana.

Los grupos destinatarios del proyecto son los jóvenes y los adultos jóvenes de la secundaria técnica superior del Colegio Nacional de Educación Profesional o de otras instituciones educativas. El Modelo Mexicano de Formación Dual, establecido en 2013, cuenta actualmente con la participación de alrededor de 1.100 jóvenes, de los cuales aproximadamente un tercio son mujeres, en seis carreras profesionales distintas y once estados federados. Hasta 2019, se tiene previsto duplicar la cantidad de alumnos a nivel nacional, incrementando también el número de carreras profesionales y de las empresas e instituciones educativas participantes.

Contact

Torsten Klinke
torsten.klinke@giz.de