Integración económica de los desplazados internos y las comu-nidades de acogida

Descripción breve del proyecto

Denominación: Integración económica de las personas desplazadas interna-mente y las comunidades de acogida en Norte de Santander (PROINTEGRA)
Comitente: Ministerio Federal de Cooperación Económica y Desarrollo (BMZ) de Alemania
País: Colombia
Entidad responsable a nivel político: Agencia Presidencial de Cooperación Internacional de Colom-bia (APC)
Duración total: 2015 a 2022

Colombia. Refugiados internos de regiones rurales se asientan en las afueras de la ciudad de Cúcuta. (Fotografía: Misión Cúcuta Scalabriniana) © GIZ

Situación de partida

Durante más de cinco décadas, Colombia ha estado bajo el yugo de un conflicto armado. Ni siquiera el acuerdo de paz firmado en 2016 entre la organización guerrillera de las FARC (Fuerzas Armadas Re-volucionarias de Colombia) y el Gobierno colombiano ha traído la paz al país, dado que no todas las organizaciones guerrilleras colombianas se han adherido al acuerdo.

Las causas del conflicto todavía subsisten: los conflictos en torno a la tierra, la falta de acceso a los recursos naturales y las violaciones de derechos humanos han costado la vida a por lo menos 220 000 personas. Alrededor de un millón de personas han sido víctimas de asesinatos, secuestros, desapari-ciones forzadas, torturas y violaciones.

Más de siete millones de colombianos y colombianas se han convertido en desplazados y desplazadas en su propio país. Privados de sus medios de subsistencia, han ocupado tierras en las zonas periféri-cas de las grandes ciudades. En la mayoría de estos barrios marginales apenas existe acceso a la red de servicios públicos.

Solo unas pocas personas afectadas reciben una atención psicosocial adecuada para superar estas experiencias traumáticas. Muchas personas desplazadas se ganan la vida como vendedores o vende-doras ambulantes o en condiciones laborales informales.

A menudo, carecen de la confianza y autoestima necesarias para iniciar una nueva actividad económi-ca y muy pocos y pocas tienen acceso al capital inicial necesario para fundar una microempresa. En este sentido, el Gobierno colombiano quiere, en el marco del proceso de paz, facilitar el acceso a un empleo regular a los desplazados y desplazadas internos y a otros grupos desfavorecidos.

Objetivo

Las personas desplazadas internamente y las comunidades de acogida superan las barreras sociales y económicas y mejoran sus oportunidades de empleo.

Procedimiento

La Deutsche Gesellschaft für Internationale Zusammenarbeit (GIZ) GmbH apoya a sus contrapartes gubernamentales y no gubernamentales en Colombia a la hora de orientar sus ofertas más eficazmen-te a las personas desplazadas internamente. En común, revisan los programas existentes de asisten-cia psicosocial, elaboran ofertas para el fomento de microemprendedores y microemprendedoras y apoyan a los retornados y retornadas y a la población local en la ampliación de la producción agrícola.

Además, el proyecto PROINTEGRA asiste a la administración municipal de Cúcuta y a las personas desplazadas internamente en el reconocimiento de las tierras ocupadas como distritos urbanos oficia-les. De este modo, se mejora el acceso a los servicios básicos de la ciudad.

La pandemia del coronavirus ha limitado en gran medida las actividades económicas de los microem-prendedores y las microemprendedoras. Un gran número se ha visto obligado a cerrar sus negocios por orden del Estado. Con el fin de mitigar las consecuencias más graves, PROINTEGRA ha apoyado a más de 800 familias afectadas con transferencias de efectivo.

Resultados

  • El proyecto ha ayudado a más de 5500 personas afectadas por el conflicto a superar las cargas psicosociales.
  • Cerca de 200 colaboradores y colaboradoras de organizaciones gubernamentales y no guberna-mentales en contacto directo con las víctimas de los conflictos han asistido a cursos de perfeccio-namiento en métodos de primeros auxilios y resiliencia psicológica.
  • Se ha brindado asesoramiento a 19 organizaciones de pequeños agricultores y agricultoras, que agrupan a más de 1000 familias, sobre cómo mejorar la producción agrícola y su comercialización. 
  • 275 personas desplazadas internamente han recibido asesoramiento sobre cómo montar y gestio-nar su microempresa.
  • 840 personas desplazadas internamente han recibido cursos de formación inicial y perfecciona-miento.
  • Alrededor de 700 personas desplazadas internamente han accedido a un empleo formal gracias a las actividades de asesoramiento y colocación.
  • Diez asentamientos informales integrados por 10 000 personas se han incorporado a la ciudad de Cúcuta, creando así las condiciones para el acceso a mejores servicios básicos.

Última actualización: Octubre de 2020