Integración económica de los desplazados internos y las comu-nidades de acogida

Descripción breve del proyecto

Denominación: PROINTEGRA – Integración económica de los desplazados internos y las comunidades de acogida en Norte de Santander
Comitente: Ministerio Federal de Cooperación Económica y Desarrollo (BMZ) de Alemania
País: Colombia
Entidad responsable a nivel político: Agencia Presidencial de Cooperación Internacional de Colombia (APC-Colombia)
Duración total: 2015 a 2019

Colombia. Refugiados internos de regiones rurales se asientan en las afueras de la ciudad de Cúcuta. (Fotografía: Misión Cúcuta Scalabriniana) © GIZ

Situación de partida

Durante más de cinco décadas, Colombia estuvo bajo el dominio de un conflicto armado. Y a pesar de que en 2016 se firmó un acuerdo de paz entre la organización guerrillera de las FARC y el gobierno colombiano, éste todavía no traerá una paz integral al país, dado que no todas las organizaciones guerrilleras colombianas se han adherido al acuerdo. Las causas de la conflagración todavía subsisten. Los conflictos en torno a la tierra, la falta de acceso a los recursos naturales y las violaciones de derechos humanos han costado la vida a por lo menos 220.000 personas. Casi ocho millones de colombianos se convirtieron en desplazados dentro de su propio país. Al arrebatarles sus medios de subsistencia, se asentaron en las zonas periféricas de las grandes ciudades. La mayoría de estos barrios marginales ilegales apenas tiene acceso a la red de suministros públicos y a los servicios del Estado. Sólo unas pocas personas reciben una atención psicosocial adecuada para poder superar sus vivencias a menudo traumáticas. Además, carecen de la estabilidad y la autoestima necesarias para iniciar una nueva actividad económica. Muchos de los desplazados sobreviven como vendedores ambulantes o buscan empleos temporales en el mercado laboral informal. Sus posibilidades de acceder a un capital inicial para fundar una microempresa son muy escasas.

Objetivo

Los desplazados internos y otros grupos desfavorecidos están en condiciones de generarse ingresos suficientes para su subsistencia.

Procedimiento

El equipo del proyecto trabaja con desplazados internos y las comunidades de acogida en la región Norte de Santander, cercana a la frontera con Venezuela. Más del 60% de los 230.000 desplazados internos vive en condiciones de pobreza. El proyecto trabaja con contrapartes colombianas estatales y no estatales para, por ejemplo, mejorar y expandir los programas de apoyo psicosocial existentes, desarrollar ofertas de fomento de la microempresa en el ámbito urbano y promover la integración al mercado laboral. Los desplazados que retornan a sus lugares de origen y los campesinos pobres de las comunidades de acogida reciben apoyo de la empresa Ambero Consulting, contratista de la GIZ, en lo que respecta a la expansión de su producción agrícola. El equipo del proyecto asesora además a los habitantes de los barrios marginales ilegales y a los municipios en lo referente al proceso de legalización. Gracias a la legalización, los habitantes de los barrios marginales obtienen un mejor acceso a los servicios públicos y pueden construir viviendas en terrenos de su propiedad.

La cooperación con las instituciones colombianas estatales y no estatales se fundamenta en una relación de trabajo basada en la confianza. El equipo del proyecto asesora a las instituciones contraparte para facultarlas a ofrecer servicios orientados a la ciudadanía y los grupos destinatarios. Los enfoques exitosos se integran como ejemplos positivos en la asesoría política.

El proyecto forma parte de la iniciativa especial del BMZ “Combatir las causas de desplazamiento – reintegrar a los refugiados”. A corto plazo, la iniciativa apoya en igual medida a los refugiados y a las comunidades de acogida. A largo plazo, las medidas sostenibles reducen las causas estructurales del éxodo, como por ejemplo la desigualdad social o la falta de seguridad alimentaria. Este proyecto contribuye a la integración, la reintegración y el desarrollo social de los desplazados internos y las personas que retornan a sus lugares de origen en Colombia.

Resultados

El proyecto ha apoyado a 91 desplazados internos en lo referente a la creación y gestión de una microempresa, que les permite generar un ingreso para ellos mismos y sus familias. A su vez, 324 desplazados internos han participado en medidas de capacitación en el campo de la construcción. Por otro lado, la cooperación con Servicio Público de Empleo ha permitido a 77 jóvenes obtener un primer empleo.

Colombia. PROINTEGRA ha ayudado a Myriam Gómez a instalar una pequeña papelería con servicio de fotocopias. “Gracias a mi tienda, ha mejorado notablemente el ingreso de mi familia”, relata Myriam con optimismo. “Con las ganancias puedo comprar los medicam

El proyecto apoya a los habitantes de los barrios marginales ilegales con un alto porcentaje de desplazados internos en los trámites para la legalización de sus asentamientos, requisito indispensable para acceder a los servicios municipales básicos. Cinco barrios marginales antes ilegales, que albergan a 1650 familias, ahora forman parte oficialmente de la ciudad de Cúcuta. Este proceso continúa. Por otro lado, hasta la fecha el proyecto ha apoyado a 1200 desplazados internos para la superación de traumas psicosociales.