Apoyo a la construcción de paz

Descripción breve del proyecto

Denominación: Apoyo a la construcción de paz en Colombia (ProPaz)
Comitente: Ministerio Federal de Cooperación Económica y Desarrollo (BMZ) de Alemania
País: Colombia
Entidad responsable a nivel político: Agencia Presidencial de Cooperación Internacional de Colombia (APC-Colombia)
Duración total: 2015 a 2019

Colombia: En la Zona Humanitaria de la “Comunidad Civil de Vida y Paz”, en El Castillo, en la región del Meta, unas piedras recuerdan a las víctimas del conflicto armado. © GIZ

Situación de partida

Colombia es un país de dos caras: por un lado, tiene un crecimiento económico constante, una clase media en auge que vive en grandes ciudades de aspecto moderno, una gran riqueza de recursos y una política económica estable con orientación internacional. Por otro lado, presenta una desigualdad social extrema, la cual estimula desde hace más de 50 años un conflicto armado que a diario cobra nuevas vidas.

A pesar de los progresos en la disponibilidad de servicios estatales, el país vive una crisis humanitaria permanente: el Registro Único de Víctimas tiene inscritas hasta este momento a cerca de ocho millones de personas víctimas del conflicto armado. En este contexto, la Ley de Víctimas y Restitución de Tierras de 2011 representa la iniciativa legal más ambiciosa del Gobierno del Presidente Juan Manuel Santos. En 2012, Santos inició con el mayor y más antiguo movimiento guerrillero de Sudamérica –FARC-EP– diálogos de paz que están a punto de concluirse.

A pesar de sus primeros logros, la política de paz del Gobierno tiene aún un largo camino por recorrer. Se trata de fortalecer a las administraciones públicas e instancias del Poder Judicial a nivel regional y nacional, para que estén en condiciones de tramitar más rápidamente el gran número de procesos administrativos y judiciales para la reparación a las víctimas y el castigo de los perpetradores. Se debe además mejorar la coordinación entre los más de 50 actores que participan formalmente en estos procesos, y es necesario fortalecer el diálogo entre la sociedad civil y el Estado. También se debe alentar y apoyar a las instancias de decisión en las regiones del país para que implementen las políticas nacionales. A diferencia de otras regiones en conflicto en el mundo, Colombia busca indemnizar a las víctimas y sancionar a los perpetradores mientras el conflicto armado todavía continúa.

Objetivo

Las políticas de paz se implementan de forma participativa y eficiente a nivel nacional, regional y local.

Procedimiento

En el campo de acción “Construcción de paz con enfoque territorial”, el consorcio asesor Como-Berghof asesora –por orden de ProPaz– a las administraciones de los departamentos y municipios acerca de cómo integrar medidas para construir la paz en los planes de desarrollo regionales y locales. Está previsto que la sociedad civil participe en la elaboración e implementación de estos planes de desarrollo.

En el campo de acción “Justicia transicional y memoria histórica”, se apoya la cooperación entre la Fiscalía General de la Nación, los tribunales y el Ministerio de Justicia y del Derecho, con miras a proferir y ejecutar de forma más eficiente sentencias –sobre la base de la Ley de Justicia y Paz–, así como a proteger los derechos de las víctimas. La Ley de Justicia y Paz constituyó la base jurídica para el desarme masivo de los grupos paramilitares a partir de 2005. Junto con el Centro Nacional de Memoria Histórica, el proyecto apoya al Estado y a la sociedad civil para que desarrollen procesos continuos de reconstrucción de memoria histórica plural e incluyente, para una cultura de paz y no repetición.

En el tercer campo de acción, “Reparación de víctimas y restitución de tierras”, el proyecto apoya la coordinación entre los actores del Estado y la sociedad civil, a fin de llegar a una aplicación más eficiente de la legislación relativa a las reparaciones a las víctimas, y sobre todo de la Ley de Víctimas y Restitución de Tierras.

Resultados

Las gobernaciones y los municipios en las regiones del proyecto –Norte de Santander y Meta– integran la construcción de paz en los planes de desarrollo regionales y locales. ProPaz ha apoyado a la Mesa Técnica Interinstitucional, compuesta por el Departamento Nacional de Planeación, la Oficina del Alto Comisionado para la Paz y el Ministerio del Posconflicto, en la elaboración de unos lineamientos para alcaldías y gobernaciones, para integrar temas importantes para la construcción de paz en los planes de desarrollo regionales y locales.

En la sociedad colombiana, la superación del pasado en lo que atañe al conflicto armado se considera cada vez más importante. A esto también ha contribuido ProPaz, por ejemplo organizando un viaje de estudio a Alemania para representantes de varias organizaciones nacionales y regionales que impulsan el tema de la memoria histórica.

ProPaz ha ayudado a desarrollar una guía que explica a los funcionarios y funcionarias de la Defensoría del Pueblo los pasos para la reparación colectiva de las víctimas del conflicto armado. Se ha logrado así que la reparación colectiva de, por ejemplo, comunidades indígenas y afrocolombianas, pueda tramitarse más eficazmente.