Apoyo a la construcción de paz

Descripción breve del proyecto

Denominación: Apoyo a la construcción de paz en Colombia (ProPaz)
Comitente: Ministerio Federal de Cooperación Económica y Desarrollo (BMZ) de Alemania
País: Colombia
Entidad responsable a nivel político: Agencia Presidencial de Cooperación de Colombia (APC-Colombia)
Duración total: 2015 a 2021

Colombia: En la Zona Humanitaria de la “Comunidad CIVIPAZ”, en El Castillo, en la región del Meta, unas piedras recuerdan a las víctimas del conflicto armado. © GIZ/Hanna Thiesing

Situación de partida

Colombia es un país de dos caras: por un lado, se caracteriza por un crecimiento económico constante, una clase media en auge que vive en grandes ciudades de aspecto moderno, una gran riqueza de recursos y una política económica estable con orientación internacional. Por otro lado, presenta una desigualdad social extrema, la cual estimula desde hace más de 50 años un conflicto armado que a diario cobra nuevas vidas.

A pesar de los progresos en la disponibilidad de servicios estatales, el país vive una crisis humanitaria permanente: el Registro Único de Víctimas tiene inscritas a más de 8.6 millones de personas víctimas del conflicto armado. En este contexto, la Ley de Víctimas y Restitución de Tierras de 2011 sigue representando una de las iniciativas más ambiciosas del Estado colombiano. En la misma línea, el Gobierno nacional y las antiguas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP) ahora constituido en partido, llegaron a un Acuerdo de Paz en noviembre de 2016 tras más de cuatro años de negociaciones. Además, continúan los diálogos iniciados en febrero de 2017 entre el Gobierno y la guerrilla  Ejército de Liberación Nacional (ELN).

A pesar de sus primeros logros, la política de paz tiene aún un largo camino por recorrer. A un año y medio de la firma del Acuerdo de Paz, falta fortalecer a las instituciones del Estado a nivel regional y nacional. En la implementación, se dieron algunos avances como la transición de las FARC a un partido político, que ya participó en su primer ejercicio electoral, y en lo respectivo a la confrontación armada, con la dejación de armas e inicio de la reincorporación a la vida civil de los exguerrilleros. Sin embargo, siguen siendo varios los retos y desafíos con respecto a los otros ejes del acuerdo, como la Reforma Rural Integral y el Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y no Repetición; además, es necesario fortalecer el diálogo entre la sociedad civil y el Estado, así como los distintos niveles gubernamentales, las nuevas instituciones y agencias creadas en el acuerdo y las organizaciones sociales.

Objetivo

Las políticas de paz se implementan de forma participativa y eficiente a nivel nacional, regional y local.

Procedimiento

El programa trabaja en los departamentos Norte de Santander, Meta y Caquetá y apoya la construcción de paz en cinco campos de acciones. En el primer campo de acción Construcción de paz con enfoque territorial, el consorcio Como-Berghof –por mandato de GIZ– ofrece asesoría temática y de procesos a las administraciones territoriales y a las organizaciones de la sociedad civil en la formulación e implementación participativa de iniciativas de desarrollo territorial como aporte a la construcción de paz y en procesos colaborativos para la prevención de violencias y la trasformación de conflictos.

El componente Justicia Transicional y Memoria Histórica trabaja con la Fiscalía General de la Nación y otras entidades para cerrar los procesos bajo la Ley de Justicia y Paz. Esta ley constituyó la base jurídica para el desarme masivo de los grupos paramilitares a partir de 2005. Junto con el Centro Nacional de Memoria Histórica, el programa apoya al Estado y a la sociedad civil para que desarrollen procesos continuos de reconstrucción de memoria histórica plural e incluyente, para una cultura de paz y no repetición. Desde el 2018, el programa empezó a cooperar con la Jurisdicción Especial de Paz y la Comisión de Esclarecimiento de la Verdad. 

En el área Reparación de Víctimas y Restitución de Tierras, el proyecto apoya la coordinación entre los actores del Estado y las organizaciones de víctimas, a fin de llegar a una aplicación más eficiente de la legislación relativa a su reparación y a los procesos de restitución de tierras.

El campo de acción, Fortalecimiento y Consolidación de Capacidades Locales y Regionales para la Planificación, el Ordenamiento Territorial y la Construcción de Paz (ForPaz), está cofinanciado por la Unión Europea e implementado por ProPaz. Sobre este campo de acción hay más información en su respectiva ficha técnica.

Desde finales de 2017 existe un nuevo componente, Búsqueda de Personas Desaparecidas, que apoya a la recientemente constituida Unidad para la Búsqueda de Personas dadas por Desaparecidas, a las instituciones del Estado y organizaciones de la sociedad civil cuyo trabajo está involucrado con la búsqueda, identificación y entrega digna de los más de 80.000 desaparecidos, según el Centro Nacional de Memoria Histórica.

Resultados

Las gobernaciones y los municipios en las regiones del programa –Norte de Santander y Meta– han integrado la construcción de paz en los planes de desarrollo regional y local. La Mesa Técnica Interinstitucional elaboró, con apoyo de ProPaz, unos lineamientos para alcaldías y gobernaciones, para integrar temas importantes para la construcción de paz en los planes de desarrollo territorial. La Gobernación de Norte de Santander, los municipios de Ocaña, Teorama y representantes de la sociedad civil están implementando conjuntamente un modelo para la prevención de violencia desde un enfoque sistémico. 

En el marco del proceso de Justicia y Paz, la Fiscalía General de la Nación, así como las organizaciones de la sociedad civil se han fortalecido de cara a los procesos jurídicos enfrentados. ProPaz ayuda para brindar estrategias jurídicas que contribuyan a la garantía del derecho a la justicia de las victimas del paramilitarismo en el caso Casa Castaño bajo el proceso de justicia y paz. 

En la sociedad colombiana, la superación del pasado en lo que atañe al conflicto armado se considera cada vez más importante. Profesoras/es de colegios de Meta y Norte de Santander conocen los contenidos de la caja de herramientas del Centro Nacional de Memoria Histórica y saben cómo aplicarla en el aula. Organizaciones de jóvenes en Norte de Santander han desarrollado iniciativas de reconstrucción de memoria histórica desde las bases y con el apoyo de instituciones públicas y organizaciones de sociedad civil.

Los espacios de articulación interinstitucional cuentan con herramientas para hacer más efectiva la implementación de la Ley de Víctimas y Restitución de Tierras. Con el apoyo de ProPaz, el pueblo indígena Barí en Norte de Santander ha iniciado sus procesos de reclamación de derechos territoriales y de planeación integral de su reparación colectiva. ProPaz apoya estos procedimientos a través de diálogos entre los actores regionales y nacionales tal como el acompañamiento de los procesos con las entidades gubernamentales encargadas.