Tortura y desapariciones forzadas en México

Breve descripción del proyecto

Denominación: Fortalecimiento del Estado de derecho en México II
Comitente: Ministerio Federal de Relaciones Exteriores (AA) de Alemania
País: México
Entidad responsable a nivel político: Comisión Nacional de Búsqueda (CNB) y Secretaría de Gobernación (SEGOB)
Duración total: de 2019 a 2020

Ordentliche Bestattung eines unbekannt Verstorbenen nach einer Ausgrabung_rdax_350x265

Situación de partida

Según el Gobierno mexicano, México atraviesa una profunda crisis humanitaria. Existen grandes retos en la organización, la coordinación y el control del sistema de seguridad y justicia propio de un Estado de derecho. En la actualidad, se estima que en el país hay más de 60 000 personas desaparecidas. Asimismo, se cuentan más de 37 000 cadáveres no identificados, cuyos cuerpos están almacenados en institutos de medicina legal de los 32 Estados mexicanos o han sido enterrados de forma anónima en cementerios públicos. Cabe suponer que numerosas personas desaparecidas se encuentren entre las víctimas que todavía no han sido identificadas. A ello se suma que actualmente en México se registran cada día alrededor de 100 homicidios. Son pocos los casos en que se realiza una investigación penal exhaustiva. El número de víctimas y personas desaparecidas no identificadas y la tensión que pesa sobre la paz social se pueden comparar con las de zonas en situación de posconflicto.

En los casos de desapariciones forzadas, para las familias de las personas desaparecidas y las personas que participan en la búsqueda no existe certidumbre sobre el paradero de sus familiares y amigos y amigas. El total desconocimiento, la esperanza diaria y la imposibilidad de superar el duelo suponen una gran carga emocional para las familias de las personas desaparecidas.

A ello se suman numerosos casos en los que se emplean métodos de tortura en la persecución penal con el objetivo de obtener pruebas y confesiones. Juan Méndez, antiguo Relator Especial sobre la tortura en la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos (ACNUDH), afirma que el uso de la tortura es una práctica generalizada en México.

El elevado número de homicidios y desapariciones, así como el bajo nivel de resolución de delitos y una corrupción generalizada, son claros indicadores de las deficiencias en el funcionamiento del Estado de derecho y en la protección de los derechos humanos.

Objetivo

Han mejorado las condiciones para la prevención eficaz y la investigación de casos de desapariciones forzadas y tortura.

GIZ2020_Stärkung des Rechtsstaats in Mexiko II_1

Procedimiento

Por encargo del Ministerio Federal de Relaciones Exteriores (AA) de Alemania, el proyecto contribuye a identificar más cadáveres en México. De esta manera, se genera confianza en el funcionamiento del Estado de derecho. En concreto, se mejoran los mecanismos y estructuras tanto de la Comisión Nacional de Búsqueda como de los institutos de medicina legal. Mediante cursos de capacitación y cooperación técnica, el proyecto brinda apoyo en la búsqueda de personas afectadas por desapariciones forzadas y en la identificación de los cadáveres, fomentando asimismo la participación de las familias afectadas en ambos procesos. Además, el proyecto acompaña la aplicación de un programa nacional contra la tortura, cuyo objetivo es prevenir y sancionar el empleo de métodos de tortura en las investigaciones. 

El proyecto contribuye a estabilizar la política de seguridad del país y a aplicar mecanismos eficaces para evitar la tortura y las desapariciones forzadas. Con el proyecto se brinda sobre todo apoyo técnico para la identificación forense de personas fallecidas de identidad desconocida. Así, se busca mejorar, entre otras cosas, el uso de los métodos de autopsia, de la antropología forense y de la Base de Datos Ante Mortem/Post Mortem (AM/PM) en los Estados piloto de Jalisco, Tamaulipas, Veracruz y Oaxaca. En colaboración con las Naciones Unidas y el Comité Internacional de la Cruz Roja, el proyecto trabaja también en la implementación del Mecanismo Extraordinario de Identificación Forense (MEIF) para la búsqueda y el desenterramiento de diversas fosas (comunes) clandestinas y la identificación de las víctimas allí enterradas.

Asimismo, se fortalece a la sociedad civil y los colectivos formados por los familiares de las víctimas que participan en la búsqueda. La situación de los derechos humanos en México puede mejorar sobre todo gracias a la colaboración entre la Federación y los Estados mexicanos, así como las partes interesadas de la sociedad civil y del Estado.

Resultados

Los institutos de medicina legal en México identifican cada vez más personas fallecidas de identidad desconocida. Las familias afectadas pueden tener certeza de la suerte que han sufrido sus familiares. En México se puede observar una estabilización y pacificación social.

La sociedad civil, el Gobierno y la Fiscalía elaboran conjuntamente un programa nacional contra la tortura cuyo objetivo es prevenir los casos de tortura y, al mismo tiempo, fomentar la investigación en dichos casos. Los casos se resuelven, las víctimas de torturas reciben apoyo y el sistema de justicia mexicano cumple los estándares del derecho internacional.

20200620 meif imagen