Retorno y reintegración de personas desplazadas forzosamente y migrantes internacionales

Descripción breve del programa

Denominación: Capacidades para la reintegración
Comitente: Ministerio Federal de Cooperación Económica y Desarrollo (BMZ) de Alemania
País: en todo el mundo
Entidad responsable a nivel político: Ministerio Federal de Cooperación Económica y Desarrollo (BMZ) de Alemania
Duración total: 2016 a 2020

Un participante kirguís de un curso de emprendimiento presenta los productos de su actividad autónoma

Situación de partida

Según las Naciones Unidas, a finales de 2018 había alrededor de 258 millones de migrantes en todo el mundo, de los cuales 70,8 millones eran personas desplazadas forzosamente. Gran parte de estas personas han sido acogidas por países en desarrollo, donde sus oportunidades para encontrar empleo, mejorar sus capacidades y, por ende, ganarse la vida a largo plazo son limitadas.

Los procesos de reintegración exitosos se inician antes del retorno mismo. Por este motivo, las instituciones que brindan apoyo a la población desplazada forzosamente están buscando formas para adaptar sus ofertas de preparación al retorno específicamente a las necesidades de reintegración en las regiones de origen.

Objetivo

La empleabilidad de personas que retornan de forma voluntaria a sus países de origen, así como de la población local en las comunidades de acogida aumenta gracias a la capacitación personal y profesional basada en necesidades.

gizIMAGE-teilnehmer-ausbildung-rückkehrende

Procedimiento

El proyecto apoya a migrantes en su decisión de regresar voluntariamente y en el proceso de reintegración en el país de origen. La prioridad está puesta principalmente en la migración Sur-Sur. El proyecto “Capacidades para la reintegración” implementa proyectos piloto en Gambia, Níger, Kirguistán y México.

Ofertas para la adquisición de competencias personales y profesionales
 
En Gambia el proyecto colabora con el centro de formación Gambia Technical Training Institute (GTTI) y el Youth Empowerment Project (YEP), un proyecto financiado por la Unión Europea para combatir el desempleo juvenil. En el marco de este piloto se ofrecen mejores oportunidades de formación para aquellos gambianos y gambianas que regresan voluntariamente y, además, se brinda apoyo a la población local.

En Níger el proyecto colabora con las organizaciones alemanas Dominikus-Ringeisen-Werk (DRW) y Arbeiter-Samariter-Bund (ASB) en la mejora de la oferta y calidad de los cursos de formación profesional para personas refugiadas de Malí y la población de las comunidades de acogida. Debido a la situación inestable en Malí, actualmente no se promociona el retorno voluntario. 

En Kirguistán el proyecto se centra en la certificación de competencias adquiridas en el extranjero y en el asesoramiento con respecto a la creación de empresas, con la finalidad de promover la reintegración de los y las migrantes retornados en el mercado laboral kirguís a largo plazo. 

Fomento de la creación de redes entre instituciones nacionales e internacionales

“Capacidades para la reintegración” promueve la cooperación entre los actores locales, regionales e internacionales que participan en los distintos proyectos piloto. 

Especialmente en México, el proyecto se centra en el fortalecimiento de redes y alianzas. En este sentido, apoya la creación de una red de organizaciones no gubernamentales (ONG) que trabaja en temas como la participación en políticas migratorias y los modelos de atención integral para procesos de (re)integración eficaces. Asimismo, fortalece, por un lado, el diálogo de la sociedad civil con el ámbito científico y, por el otro, el intercambio con el Gobierno. También se organizan coloquios sobre temas prioritarios.

Mejora de las bases de datos

El proyecto identifica las necesidades de los grupos meta y del mercado laboral según el país de acogida y de origen.
 

Taller sobre los desafíos de la política migratoria en México.

Resultados

  • En Gambia se desarrollaron 2 currículos de formación profesional en los ámbitos de la tecnología solar y la maquinaría agrícola. Para ello, 22 maestros y maestras participaron en cursos de capacitación. Se renovó la sede del GTTI en Mansa Konko y se mejoró el equipamiento de las instalaciones administrativas y de formación.

  • En Níger se impartieron cursos de capacitación para 20 maestros y maestras. Además, un total de 99 personas completaron una formación profesional en 7 ámbitos diferentes, reconocida esta por el Estado. El 95 % de estas personas se han incorporado directamente al mercado laboral.

  • En Kirguistán se abrió un centro de información para trabajadores y trabajadoras migrantes que regresaron al país. En el marco del proyecto se elaboraron, entre otras cosas, modelos de reintegración mediante el reconocimiento de certificados y las competencias adquiridas en el extranjero. 9 personas retornadas recibieron una certificación de cocinero reconocida por el Estado. Asimismo, a los trabajadores y trabajadoras migrantes retornados que tienen aspiraciones emprendedoras, el proyecto les ofrece asesoramiento, participar en cursos de emprendimiento y, además, les pone en contacto con asociaciones empresariales. 50 retornados y retornadas ya han participado en cursos de emprendimiento, de los cuales 28 lo han completado y 17 ya han logrado abrir su propio negocio. Se ha desarrollado una aplicación cuyo objetivo es mejorar la inserción laboral. Hasta ahora, 44 empresas y alrededor de 700 personas retornadas utilizan este servicio. 

  • En México, la red para la (re)integración está formada actualmente por 23 ONG. Se organizaron tres formatos de diálogo entre ONG, Gobierno, sector privado, ámbito científico y organismos internacionales sobre estrategias locales para abordar la migración, nuevos programas gubernamentales y la integración laboral de migrantes.